Fidel golpeó a los yanquis desde Santiago de Cuba, en la voz de Raúl Castro.

Por: Julio Alejandro Gómez Pereda / Palabras entre el café

Los yanquis han de estar mirando con estupor a esta pequeña isla, deben estar revisando otra vez cientos y miles de archivos de caracterizaciones de un pueblo, y sus líderes, han de estar con la boca abierta, con los ojos fueras de órbita y las sienes encendidas por la impotencia de no poder enterrar a Fidel.

Raúl dijo en sus extraordinarias palabras al pueblo en Santiago de Cuba, que Fidel horas antes de morir, no dejó de pedir que su nombre no fuera puesto a ninguna plaza o calle, que su figura no sea esculpida o tallada para hacer monumentos, bustos o estatuas. Y los yanquis han de andar leyendo la historia humana, desde su surgimiento para encontrar una respuesta que les parezca lógica y entender la decisión del Gigante.

Para los cubanos, para mí, es muy sencillo, Fidel ha decidido que su trascendencia sea solo en el corazón de los hombres justos, de los que fundan y crean. Fidel sabe que el único y verdadero homenaje, radica en recordarlo con el cariño del pueblo y continuar su obra. Fidel garantiza su inmortalidad desde la posición más sencilla y humilde que este mundo haya podido observar.

Cuando el Comandante en Jefe y los jóvenes del centenario salvaron a Martí del olvido y la desidia, Cuba estaba llena de sus bustos, de estatuas, pero su obra languidecía y su luz parecía que se apagaría por la indiferencia de los gobiernos y la ignorancia a la que tenían sumida a una gran parte del pueblo. Fidel lo hizo ir al Moncada, y le construyó un monumento vigente y moral, no de losas o maderas preciosas.

Nada tiene que ver la existencia de estos monumentos, cuestionarnos los que existen sería absurdo, y no entender la decisión de Fidel, sería echar polvo sobre su obra y su legado.

El Gigante se ha hecho inmortal, ha sido absuelto por la historia, para verlo no será necesario desplazarse físicamente, solo se necesitará cerrar los ojos, pensar en él y actuar en consecuencia a sus legados.

Los yanquis no van a entender esto, todavía han de estar noqueados con la noticia, se van a preguntar durante muchos años por qué Fidel hizo eso, y por qué nosotros lo aceptamos. En lo que entienden y analizan, nosotros seguiremos construyendo el socialismo cubano, y gritando desde el alma Yo Soy Fidel.

Hasta la Victoria Siempre

Anuncios

Nota de Prensa de la Comisión Organizadora del Comité Central del Partido, el Estado y el Gobierno para las honras fúnebres del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz

Nota de Prensa de la Comisión Organizadora

La Comisión Organizadora del Comité Central del Partido, el Estado y el Gobierno para las honras fúnebres del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, informa a la población que a partir del 28 de noviembre, desde las 09:00 hasta las 22:00 horas, en el Memorial “José Martí”, la población de la capital podrá acudir a rendirle merecido homenaje a su líder, el cual se extenderá hasta el 29 de noviembre en el horario comprendido entre las 09:00 y las 12:00 horas.

Los días 28 y el 29 de noviembre, entre las 09:00 y las 22:00 horas, en los lugares que se informarán oportunamente en cada localidad, incluida la capital, todos los cubanos tendremos la posibilidad de rendir homenaje y firmar el solemne juramento de cumplir el concepto de Revolución, expresado por nuestro líder histórico el primero de mayo del 2000, como expresión de la voluntad de dar continuidad a sus ideas y a nuestro socialismo.

El día 29 de noviembre, a las 19:00 horas, se realizará un acto de masas en la Plaza de la Revolución “José Martí” de la capital.

Al día siguiente se iniciará el traslado de sus cenizas por el itinerario que rememora La Caravana de la Libertad en enero de 1959, hasta la provincia de Santiago de Cuba, concluyendo el día 3 de diciembre.

Este propio día, a las 19:00 horas, se realizará un acto de masas en la Plaza “Antonio Maceo”.

La ceremonia de inhumación se efectuará a las 07:00 horas del día 4 de diciembre en el cementerio de “Santa Ifigenia”.

Igualmente se informa a nuestro pueblo que la Revista Militar y marcha del pueblo combatiente por el 60 aniversario del desembarco de los expedicionarios del yate Granma, día de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, se pospone para el 2 de enero de 2017.

Comisión Organizadora

El Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz es INMORTAL.

portada-580x321

Viva Fidel!

En estos momentos pienso en todos los que se han ido, en Camilo, en el Che, en nuestros héroes que han pasado a nutrir la historia. Pienso en ellos porque Fidel nos enseñó a refugiarnos en ellos antes las adversidades. La muerte del Comandante en Jefe, es el dolor más profundo que podría sentir el pueblo de Cuba, pero nos vamos a refugiar en él desde ahora, porque su ejemplo, el camino andado por él, su visión y su sabiduría, forman parte ya de la propia naturaleza del pueblo cubano.

Fidel no se ha ido, será sembrado, ha sido absuelto por la historia, y sus raíces permanecerán intactas, evolucionando y creciendo en cada uno de nosotros, para que podamos construir desde él y por él la Cuba que todos queremos.

El Socialismo cubano es irreversible. Que no se hagan ilusiones los enemigos de la Revolución, porque la barba del Comandante se multiplica en millones, porque su fusíl está en nuestras manos, porque su uniforme lo vestimos todos. Él lo dijo una vez: Cada uno de nosotros llegado el momento debemos ser nuestro propio Comandante en Jefe. Ahora todos somos Fidel. Fidel no ha desaparecido, se fortalece y se multiplica.

Viva Cuba Libre! Viva Fidel! Viva Fidel! Viva Fidel!

Hasta la Victoria Siempre Comandante.

Comandante en Jefe, Ordene!!

A Manolín: FIDEL SOMOS TODOS

01 fIDEL

Por: Julio Alejandro Gómez Pereda / Palabras entre el café

21 de abril 2016

Desde la Habana

Manuel:

Al hacer público tu reciente artículo contra Fidel, acabas de caer inexorablemente, ante los ojos de Cuba, en la más profunda muerte política.

Fidel es el gesto de cariño más profundo en la cara de cualquier cubano, es la sonrisa de un pionero, es el dedo de mi hijo señalando su retrato en mi casa y aplaudiendo después, mientras todos sonreímos orgullosos. Fidel es uno más en cada familia cubana, y a la vez todos somos él, porque en su individualidad es la mayor representación colectiva de este pueblo.

La vida revolucionaria de Fidel empieza en el pueblo y algún día también terminará en el pueblo, pero debajo del amor que sentimos hacia él, quedará siempre, porque es regla universal dictada por Martí “la probable ingratitud de los hombres” que como tú, comercian con su pensamiento y su conducta, en función de sus más bajos intereses personales.

Tú sabes qué pasa Manuel, que como tú dices, te quedaste con muchas dudas en tu formación, pasa que te encantaron los cantos de la aparente abundancia y que te creíste merecedor de más de lo que el pueblo tiene y por eso lo abandonaste, no te fue suficiente con el pueblo de Cuba y hoy cargas contra él como el traidor más sucio y despreciable.

Fidel les duele a los que como tú, han cultivado el odio y el desamor, Fidel les duele porque es vida, porque es humanidad, porque es universal, les duele porque se fue de los límites de Cuba, porque se convirtió en un insomne vigilante de las causas justas y con sus ideas nacieron otros hombres y mujeres dignos que han ido desplazando a los cantos de sirena que terminaron por comprarte el alma.

Sabes por qué escribes contra él, porque ya no nos conoces, ya no formas parte de este pueblo y te has trastocado en un apátrida, porque allá tampoco te quieren y tienes que comer del odio que destilan los enemigos de Cuba.

Es claro que todo esto es una maniobra burda para ganarte unos espacios en la prensa recalcitrante yanqui, porque con la música ya no puedes hacer más y ahora, cargas contra Cuba sin el menor reparo, sin raíces, sin dolor.

Es en tus actos en los que hay desprecio por Cuba y por América Latina, eres tú quien posees una primitiva concepción del mundo, en la que se hacen trueques entre principios y comida.

Tu descripción de Fidel es infinitamente errada, pero está muy acorde con el precio que pagarán por ella los que desde Miami te han despreciado en más de una ocasión.

Cuba es profundamente antiimperialista, cuba es profundamente Martiana y es además de socialista, profundamente Fidelista, eso, duélale a que le duela y pésele a quien le pese.

Tratar de mantener el tono en estas letras es complicado, porque lo más exacto sería decirte pendejo y asegurar que en presencia de un revolucionario, antes de hablar de Fidel te meterías la lengua dónde no da el sol, pero no vale la pena, decir que eres un mierda, sería una innecesaria redundancia.

A Fidel lo tendremos para siempre, tú eres insignificante.

En Cuba, hay una frase que habla de la dignidad y el coraje de los hombres: Yo me muero como viví.

Adios Manolín.

Julio Alejandro Gómez Pereda

Palabras del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz durante la clausura del VII Congreso del Partido Comunista de Cuba.

El comandante en Jefe durante sus palabras en la clausura del VII Congreso del Partido.

El comandante en Jefe durante sus palabras en la clausura del VII Congreso del Partido.

Fidel Castro Ruz. Comandante en Jefe y Líder Histórico de la Revolución Cubana.

Constituye un esfuerzo sobrehumano dirigir cualquier pueblo en tiempos de crisis. Sin ellos, los cambios serían imposibles.

Constituye un esfuerzo sobrehumano dirigir cualquier pueblo en tiempos de crisis. Sin ellos, los cambios serían imposibles. En una reunión como esta, en la que se congregan más de mil representantes escogidos por el propio pueblo revolucionario, que en ellos delegó su autoridad, significa para todos el honor más grande que han recibido en la vida, a este se suma el privilegio de ser revolucionario que es fruto de nuestra propia conciencia.

¿Por qué me hice socialista, más claramente, por qué me convertí en comunista? Esa palabra que expresa el concepto más distorsionado y calumniado de la historia por parte de aquellos que tuvieron el privilegio de explotar a los pobres, despojados desde que fueron privados de todos los bienes materiales que proveen el trabajo, el talento y la energía humana. Desde cuándo el hombre vive en ese dilema, a lo largo del tiempo sin límite. Sé que ustedes no necesitan esta explicación pero sí tal vez algunos oyentes.

Simplemente hablo para que se comprenda mejor que no soy ignorante, extremista, ni ciego, ni adquirí mi ideología por mi propia cuenta estudiando economía.

No tuve preceptor cuando era un estudiante de leyes y ciencias políticas, en las que aquella tiene un gran peso. Desde luego que entonces tenía alrededor de 20 años y era aficionado al deporte y a escalar montañas. Sin preceptor que me ayudara en el estudio del marxismo-leninismo; no era más que un teórico y, desde luego, tenía una confianza total en la Unión Soviética. La obra de Lenin ultrajada tras 70 años de Revolución. ¡Que lección histórica! Se puede afirmar que no deberán transcurrir otros 70 años para que ocurra otro acontecimiento como la Revolución Rusa, para que la humanidad tenga otro ejemplo de una grandiosa Revolución Social que significó un enorme paso en la lucha contra el colonialismo y su inseparable compañero, el imperialismo.

Quizás, sin embargo, el peligro mayor que hoy se cierne sobre la tierra deriva del poder destructivo del armamento moderno que podría socavar la paz del planeta y hacer imposible la vida humana sobre la superficie terrestre.

Desaparecería la especie como desaparecieron los dinosaurios, tal vez habría tiempo para nuevas formas de vida inteligente o tal vez el calor del sol crezca hasta fundir todos los planetas del sistema solar y sus satélites, como gran número de científicos reconocen. De ser ciertas las teorías de varios de ellos, las cuales los legos no ignoramos, el hombre práctico debe conocer más y adaptarse a la realidad. Si la especie sobrevive un espacio de tiempo mucho mayor las futuras generaciones conocerán mucho más que nosotros, aunque primero tendrán que resolver un gran problema. ¿Cómo alimentar los miles de millones de seres humanos cuyas realidades chocarían irremisiblemente con los límites de agua potable y recursos naturales que necesitan?

Algunos o tal vez muchos de ustedes se pregunten dónde está la política en este discurso. Créanme que me apena decirlo, pero la política está aquí en estas moderadas palabras. Ojalá muchos seres humanos nos preocupemos por estas realidades y no sigamos como en los tiempos de Adán y Eva comiendo manzanas prohibidas. ¿Quién va a alimentar a los pueblos sedientos de África sin tecnologías a su alcance, ni lluvias, ni embalses, ni más depósitos subterráneos que los cubiertos por arenas? Veremos que dicen los gobiernos que casi en su totalidad suscribieron los compromisos climáticos.

Hay que martillar constantemente sobre estos temas y no quiero extenderme más allá de lo imprescindible.

quedarán las ideas de los comunistas cubanos como prueba de que en este planeta, si se trabaja con fervor y dignidad, se pueden producir los bienes materiales y culturales que los seres humanos necesitan, y debemos luchar sin tregua para obtenerlos. A nuestros hermanos de América Latina y del mundo debemos trasmitirles que el pueblo cubano vencerá.

Pronto deberé cumplir 90 años, nunca se me habría ocurrido tal idea y nunca fue fruto de un esfuerzo, fue capricho del azar. Pronto seré ya como todos los demás. A todos nos llegará nuestro turno, pero quedarán las ideas de los comunistas cubanos como prueba de que en este planeta, si se trabaja con fervor y dignidad, se pueden producir los bienes materiales y culturales que los seres humanos necesitan, y debemos luchar sin tregua para obtenerlos. A nuestros hermanos de América Latina y del mundo debemos trasmitirles que el pueblo cubano vencerá.

Tal vez sea de las últimas veces que hable en esta sala. He votado por todos los candidatos sometidos a consulta por el Congreso y agradezco la invitación y el honor de escucharme. Los felicito a todos, y en primer lugar, al compañero Raúl Castro por su magnífico esfuerzo.

Emprenderemos la marcha y perfeccionaremos lo que debamos perfeccionar, con lealtad meridiana y la fuerza unida, como Martí, Maceo y Gómez, en marcha indetenible.

Fidel Castro Ruz