Henry Ramos Allup, cínico y pro yanqui.

Por: Julio Alejandro Gómez Pereda / Palabras entre el café

Henry Ramos Allup es un cínico, y no precisamente de la escuela de cinismo de Antístenes o Diógenes, sino, todo lo contrario, un hombre lleno de ambiciones personales, sujeto a normas clásicas de la democracia burguesa y con padecimientos complejos de superficialidad política y desconocimiento histórico.

Su agresión al pueblo venezolano es incalculable y su desfachatez y falta de respeto son aún mayores. Al referirse a Hugo Chávez, demostró como la desnaturalización humana de la burguesía es llevada a la práctica, y se mostró totalmente ajeno y distante del pueblo que tanto sufrió la desaparición del líder al que admiran y respetan.

En su discurso, además de amenazar con boicotear las rendiciones de cuenta de gestión de los Ministros Venezolanos, dedicó gran parte de su tiempo para hacer entender que la fórmula económica del Socialismo no es viable en Venezuela, utilizando argumentos que lógicamente, excluyen la realidad económica de ese país, que como Cuba, sufre las agresiones económicas de los Estados Unidos, como parte de una política que pretende reconvertir a América Latina en el patio trasero de los Estados Unidos.

La tan cacareada Ley de Amnistía, también abordada por Allup en su intervención, aprovechando la cobertura en cadena nacional, no es más que otro esfuerzo de la derecha por recobrar fuerzas, la excarcelación de los llamados presos políticos, sería una inyección en sangre a la oligarquía venezolana, que se siente hoy envalentonada por los resientes resultados políticos, los que según Allup, son resultado principalmente, de la voluntad del pueblo en dar un “voto de castigo” al gobierno de Nicolás Maduro.

Desde mi perspectiva, los venezolanos no dieron un voto de castigo, sino que fueron víctimas (y en muchos casos la inocencia política fue la condición de mayor peligro) de las manipulaciones y las acciones económicas contra el Gobierno Constitucional establecido, lo que motivó a una parte del pueblo a votar contra sus propios intereses. La superficialidad con la que éste personaje trató el asunto, demuestra su voluntad de desconocer las causas reales y objetivas de Venezuela hoy.

De la misma forma, manifestó (con mucho hincapié) que “la inflación es la consecuencia económica de decisiones políticas”, sin especificar cuáles fueron las causas de estas decisiones, y de no haberse tomado, que impacto tendrían en la sociedad actual; pero claro, él es la oposición venezolana burguesa y oposición que se respete no entra en análisis dialécticos y mucho menos materialistas de los fenómenos, es más sencillo omitir voluntariamente, que reconocer con honestidad.

Hoy Allup está sentado en la silla que dirige la Asamblea, pero el pueblo lo regresará al lugar que le corresponde más temprano que tarde, su vocación neo-liberal (aunque él diga lo contrario y aprovechara la transmisión nacional para divulgar sus publicaciones) y su necesidad de satisfacer intereses contrarios a los del pueblo, que tienen una relación directa con sus intereses personales, lo llevaran con la misma velocidad con que subió, hacia el lugar más bajo de la política Venezolana y carecerá siempre de un lugar en el sentimiento nacional, a diferencia de Chávez, quizá por eso, es incapaz de tolerarlo.

Podría deshacerme en explicaciones, el tema de las viviendas y su interés por privatizarlas y dar la “posibilidad” de comercializar con ellas, su propuesta inocua sobre un inventario de las expropiaciones, nacionalizaciones y ocupaciones a empresas venezolanas, son fragmentos de su discurso que solo demuestran su interés en devolver a Venezuela el lastimoso estado que existía antes de la Revolución, en el que los indígenas eran tomados por ceros, y los cerros no eran más que elevaciones en un horizonte desconocido.

Cuando se refirió a los muertos venezolanos y desconoció la responsabilidad de la oposición en estos hechos, me di cuenta de lo indignante y poco serio de su discurso, cuando pretende liberar a los asesinos de éstas víctimas, me recuerda al imperio y sus heraldos de la muerte, como Posada Carriles u Orlando Bosch, que tanta muerte y dolor generaron al pueblo cubano, veo mucho parecido entre la oposición venezolana y la di$idencia en Cuba, son harina del mismo costal, porque son hechos por las mismas manos.

Venezuela ha de seguir erguida y sólida, ha de levantarse sobre sus derrotas y retomar con más fuerza sus proyectos sociales y tareas humanas (dicho sea de paso, también descalificadas por Allup), ha de seguir adelante con su política exterior, y el desarrollo del único sistema que garantiza la sustentabilidad de la especie humana.

Como joven Revolucionario Cubano, me siento en la obligación de dar mi criterio, y de brindar toda mi responsabilidad y respaldo a los Revolucionarios Venezolanos, porque todos somos parte de la misma historia, porque nos unen Martí y Bolívar, Fidel y Chávez, y estoy convencido y tengo total fe en la victoria de los ideales puros, sobre la enajenación burguesa del hombre que promueve el capitalismo brutal.

 

Anuncios

Un comentario en “Henry Ramos Allup, cínico y pro yanqui.

  1. Pingback: Henry Ramos Allup, cínico y pro yanqui. | VIERAMEDICADECUBASOCIALISTA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s