Las calles están especialmente iluminadas hoy.

Por: Julio Alejandro Gómez Pereda / Palabras entre el café

Las calles de la Habana están especialmente iluminadas hoy, ya me enteraré por qué, caminé muy temprano por distintos lugares y el olor a despertar y desayuno es increíble, pero me sorprendió que desde uno de los balcones del vedado habanero se podía escuchar a Silvio y su guitarra, claro está que me detuve a escuchar: Leyenda de los dos amantes.

Cuando la canción terminó y yo comenzaba a sonreír, miré hacia arriba y una mujer hermosa por su despeinado despertar, estaba sonriendo también, me preguntó si me gustaba Silvio, me regaló los buenos días y entró a su casa, supongo que a seguir soñando.

Yo arranqué a andar, seguro de que la Habana hoy está especialmente iluminada.

Leyenda de los dos amantes

Como tiernas babosas de la campiña,

ella y él se enroscaron húmedamente, húmedamente

y él dejó de ser hombre como ella niña

para ser uno solo, completamente, completamente.

Desde todos los puntos que los juntaban 

se saborearon tanto y con tal delicia, 

que las horas de vida que les quedaban

decidieron pasarla en la caricia.

A menos de un suspiro, del tibio abrazo

el resto de la historia se debatía

en átomos, galaxias y otros acasos, 

que encontraron certeza justo aquel día. 

Y se hicieron leyenda los dos amantes,

enroscados eterna y húmedamente,

nada pudo tocarlos detrás de guantes

solo pueden saberlo los igualmente, los igualmente

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s